martes, 24 de junio de 2008

Configuración de redes inalámbricas IEEE 802.11


La utilidad de las redes inalámbricas en el hogar y las pequeñas empresas ofrece ventajas evidentes. Con una red inalámbrica no es necesario instalar cables para conectar los distintos equipos entre sí y los equipos portátiles pueden trasladarse de un lado a otro de la casa o la pequeña oficina y mantener su conexión a la red.

Aunque existen varias tecnologías para crear redes inalámbricas, en este artículo se describe el uso de los estándares 802.11 del IEEE (Instituto de ingenieros eléctricos y electrónicos).

Descripción general de IEEE 802.11
IEEE 802.11 constituye un conjunto de estándares del sector para tecnologías de red de área local inalámbrica (WLAN) compartidas, de los cuales el que se utiliza con mayor frecuencia es IEEE 802.11b, también denominado Wi-Fi. IEEE 802.11b transmite datos a 1, 2, 5,5 u 11 megabits por segundo (Mbps) en el intervalo de frecuencias ISM (industrial, científico y médico) de banda S de 2,4 a 2,5 gigahercios (GHz). Otros dispositivos inalámbricos, como hornos microondas, teléfonos inalámbricos, videocámaras inalámbricas y dispositivos que utilizan otra tecnología inalámbrica denominada Bluetooth, también utilizan ISM de banda S.

En condiciones ideales, en situación de proximidad y sin fuentes de atenuación o interferencias, IEEE 802.11b funciona a 11 Mbps, una tasa de bits mayor que Ethernet con cables a 10 Mbps. En condiciones no tan ideales, se utilizan velocidades inferiores de 5,5 Mbps, 2 Mbps y 1 Mbps.

El estándar IEEE 802.11a tiene una tasa de bits máxima de 54 Mbps y utiliza frecuencias del intervalo de 5 GHz, incluida la banda de frecuencias ISM de banda C de 5,725 a 5,875 GHz. Esta tecnología de velocidad mayor permite que las redes locales inalámbricas tengan un mejor rendimiento para aplicaciones de vídeo y de conferencia. Debido a que no se encuentra en las mismas frecuencias que Bluetooth o los hornos microondas, IEEE 802.11a proporciona una mayor tasa de datos y una señal más nítida.

El estándar IEEE 802.11g tiene una tasa de bits máxima de 54 Mbps y utiliza ISM de banda S. Todas las instrucciones de este artículo para configurar los nodos inalámbricos se aplican a las redes inalámbricas basadas en IEEE 802.11b, 802.11a y 802.11g.

Modo de infraestructura
Los estándares IEEE 802.11 especifican dos modos de funcionamiento: infraestructura y ad hoc.

El modo de infraestructura se utiliza para conectar equipos con adaptadores de red inalámbricos, también denominados clientes inalámbricos, a una red con cables existente. Por ejemplo, una oficina doméstica o de pequeña empresa puede tener una red Ethernet existente. Con el modo de infraestructura, los equipos portátiles u otros equipos de escritorio que no dispongan de una conexión con cables Ethernet pueden conectarse de forma eficaz a la red existente. Se utiliza un nodo de red, denominado punto de acceso inalámbrico (PA), como puente entre las redes con cables e inalámbricas. En la figura 1 se muestra una red inalámbrica en modo de infraestructura.